Categorías
Relato

Dámelo, dale

Llegué a la puerta del lugar y me pidieron el concepto, yo solo había llevado mi cédula de identidad —y por las dudas, no más—, por lo tanto, fui a buscarlo. No me lo había olvidado, no tenía uno. En el bondi también me lo pidieron, me tuve que bajar en la primera parada, pues ya había arrancado.
Pasé varias cuadras tratando de justificarme y de tanto pensar y caminar me dio hambre. En una esquina encontré un carrito de empanadas fritas, le pedí dos de queso y cebolla sin antes preguntar el precio. Cuando la vendedora me lo dijo, entregándome las dos empanadas en una bolsita de papel junto a un par de servilletas, se las dejé sobre la canasta donde se escurría el aceite y salí corriendo, no soy une ladrone. A le próxime cliente seguro se las ofrecería con descuento, por la módica suma de tan solo un concepto frío.
Por fin, llegué a casa, pero no pude entrar porque la puerta ya no tenía cerrojo, no tenía pestillo, y la alfombra, que antes me daba la bienvenida, ahora me pedía aquello que no tenía.

8 respuestas a “Dámelo, dale”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s