Categorías
Relato

¿Para qué?

Las cosas pueden no usarse, o usarse, para lo que son o también para lo que no son. Son y son usadas y las que no, malgastadas.
Una cosa se posa sobre otra, esta ejerce sobre la otra una fuerza de mismas proporciones. Una cosa que dice otra y una cosa que hace otra.
A lo que se escucha de una cosa, se le presta poca o mucha atención y depende de que cosa sea lo que se escucha, no fuera a ser que por escuchar perdamos tiempo por poca cosa o nada.
Que olor a cosa suelta disipada en el aire, ya no es la cosa que se olía hace cien años, una cosa suave, de tonos frescos, cosas del verano serán.
Uno es acosado pero no por eso es relacionado con alguna cosa del pasado y qué cosas pueden acosarte de las cosas que forman parte de las cosas que uno no descarte. Si te acosan no disfrutas, si te acosan te agobias. Si te acosan te acostumbran a que las cosas te acostumbren y si te acosan con otras cosas siempre quedará la incertidumbre.
Qué cosa andar con vueltas para decir que las cosas son atletas que contra el tiempo rompen metas de desiguales proporciones con nuestras aprehensiones, nuestras cosas, pretensiones.
El hablar austero no es cosa del pichaje, no es cosa del campero, y no hay cosa mas sabida y el que piense diferente que me raje, que las cosas son solo cosas al no decirlas por su nombre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s